Texto sobre la actual situación política en Ucrania por Denis, de la Unión de trabajadores autónomos de Ucrania. Se basa en una charla que dio en la Feria del Libro Anarquista en Londres el 18 de octubre.

En términos de la teoría de clases, las protestas del Maidan [que derrocó al presidente Viktor Yanukovich en febrero] se pueden definir como un movimiento democrático burgués. El objetivo era la restauración de los derechos políticos e individuales y las libertades liberales y la defensa de los intereses de la burguesía que había sido amenazada por el presidente Yanukovich. Este movimiento derrocó a Yanukovich y llevó al poder a un gobierno burgués liberal de derechas.
Hubo una amenaza potencial de que la extrema derecha se apoderase de Ucrania, en el corto período de un vacío de poder [después de que el régimen de Yanukovich se desplomase] pero no pudo aprovechar la oportunidad. Hoy en día están actuando más bien como socios menores del gobierno, al mismo tiempo tratando de competir con él siempre que sea posible.

Los resultados y las encuestas electorales demuestran que la gente apoya en líneas generales (1) la moderación, la estabilidad y el patriotismo (que es personificada por el [nuevo] presidente, Petro Poroshenko); y (2) el populismo seudo-radical (personificado por Oleg Liashko [líder del partido Radical populista en el Parlamento de Ucrania]). La extrema derecha no puede asegurar los votos suficientes para entrar en el parlamento; a juzgar por las encuestas de opinión, Svoboda, el partido parlamentario que se podría llamar fascista – o por lo menos la derecha populista – puede no conseguir los votos suficientes para mantenerse en el Parlamento tras las elecciones del 26 de octubre. Con el fin de obtener el poder político que tienen que infiltrar a sus representantes en listas electorales de centro, más populares.

Nacionalismo ucraniano y el fascismo

Contrariamente a la preocupación general, el sentimiento nacionalista no se ha generalizado en la sociedad inmediatamente después del Maidan (aunque los nacionalistas, a diferencia de los izquierdistas, tenían todo a su alcance para impulsar su agenda en el Maidan). Pero el nacionalismo de hecho se convirtió en la ideología dominante en la sociedad ucraniana tras el comienzo de la agresión rusa [con la anexión de Crimea en marzo] y se intensificó: era una consecuencia triste pero inevitable.
En un largo plazo más retrospectivo, los agentes responsables de la popularización del nacionalismo radical en Ucrania en los últimos cuatro años han sido los medios de comunicación y los intelectuales en general. Ellos son los responsables del éxito electoral de Svoboda en 2012, cuando recibió el 10,4% de los votos. (También, el entonces partido gobernante de las Regiones estuvo, obviamente, tratando de impulsar Svoboda como una oposición inofensiva). Son los medios de comunicación y los intelectuales los que ahora continúan con el apoyo activo hacia el Sector Derecho (RS) y llos nazis en firme de la Asamblea Nacional Socialista (ARS), inflando artificialmente sus índices de aprobación.
El SNA ha engullido y digerido todas las fuerzas vivas de la extrema derecha que habían sido previamente acumuladas bajo el paraguas de Sector Derecho (RS), o está en proceso de hacerlo. Están ganando el impulso político que habían perdido por RS después de tener que transformarse en un partido político civil regular en la primavera. Son una gran amenaza para la izquierda y para las minorías, pero no son capaces de alcanzar el poder. (La violencia de extrema derecha contra la izquierda comenzó a crecer en 2012 – no en 2014 como se cree comúnmente -. Pero realmente ahora mismo hay una cierta pausa) Podríamos comparar la situación actual con la de Italia, o de otros países que tienen una tradición de una alianza entre nazis y la policía.
Una de las unidades militares que luchan en el lado pro-ucraniano, el batallón de Azov, es de hecho totalmente neo-nazi. Además, la extrema derecha está presente en cierta medida en otros batallones de voluntarios, pero no juegan ningún papel importante allí. La mayoría de los voluntarios son gente normal, sólo politizados recientemente y que tienen más bien abstractas opiniones políticas patrióticas. Además, las unidades del ejército regular que combaten en el este de Ucrania son mucho más numerosas que los voluntarios,  sólo que éstos tienen mucho mejor publicidad.

El conflicto militar y la tregua

En Kiev el gobierno explota la histeria patriótica, y potencialmente podría utilizar a los fascistas para alcanzar sus objetivos políticos en el futuro.

Las repúblicas de Donetsk y Luhansk tienen movimientos fascistas reales en el poder con ideología fascista a pesar de utilizar la imagen de Lenin y las banderas rojas.
La tregua es inestable y el “estatus especial” del Donbass garantizado por los recientes acuerdos permite a esas entidades políticas fascistas ganar fuerza y ​​sobrevivir. Sin embargo, es mejor continuar la lucha sin la esperanza de un final próximo. Esta fue la mejor de todas las malas decisiones posibles. Permite un espacio político a la extrema derecha en ambos bandos, mientras que la agenda de la izquierda está siendo apartada.

El gobierno neoliberalista de Ucrania

Las consignas neoliberales y las amenazas que hemos visto por parte del gobierno de Ucrania estos últimos seis meses no se diferencian mucho de la retórica tradicional de cualquier gobierno de Ucrania durante la última década. Los primeros meses del gobierno de Yanukovich, por ejemplo, también estaban llenos de este tipo de declaraciones, pero, a la hora de la verdad, los neoliberales cedieron al ala conservadora más populista.
Las medidas de austeridad ya adoptadas por el actual gobierno habrían llegado inevitablemente de todos modos con Yanukovich después de su victoria en las elecciones presidenciales en 2015: se trataba de un pronóstico universalmente reconocido, mucho antes de las protestas del Maidan. Hasta el momento no podemos decir si el gobierno actual será más neo-liberal que sus predecesores en la práctica. Por supuesto que quieren, pero no está claro si tendrán posibilidades objetivas para ello.
En noviembre la gente va a obtener facturas de servicios públicos, con nuevos aranceles elevados. También van a sufrir la profundización de la crisis económica, y los ingresos reales de la clase obrera se reducen aún más. Pero no hay que contar con un “Maidan social” este invierno. Es imposible – por el altísimo nivel de histeria patriótica, por un lado, y el muy bajo nivel de desarrollo de los movimientos sociales y la organización política de la clase obrera, por otro. Al final de la primavera vimos acontecimientos alentadores, como las protestas de los mineros en Kriviy Rig, pero hasta ahora son casos anecdóticos. En general, el proletariado está en silencio.

La izquierda en Ucrania y a nivel internacional

La izquierda de Ucrania es débil y pequeña. Hay “post-trotskistas” de la Oposición de Izquierda, que ahora se dedican a intentos infructuosos en la construcción de otro gran partido de izquierda, utilizando el Maidan como base. Hay sindicalistas de la Unión detrabajadores Autónomos que no estuvieron presentes en el Maidan organizativamente, pero emitieron “apoyo crítico” al Maidan en enero y ahora están tratando de encontrar una estrategia política que sea adecuada a las nuevas realidades. Están los “derechistas de izquierda” de Resistencia Autónoma que han atraído a los fans del riot-porn y el vandalismo – y ahora están tomando parte en la guerra del lado del gobierno ucraniano. Y hay estalinistas de Borotba que han sido aislados y están boicoteados por todos los otros izquierdistas en Ucrania, pero son muy populares entre los izquierdistas occidentales.

¿Qué tipo de apoyo es lo que buscamos desde camaradas extranjeros? En primer lugar, por favor, un poco de tiempo en tratar de entender la situación en Ucrania y que no sean compatibles con los fans pseudo-antifascistas de las realmente fascistas “repúblicas populares” en Donbass.
En segundo lugar, en sus respectivos países se puede proponer un programa positivo de solidaridad con Ucrania: presionar la condonación de la deuda y que el amplio apoyo financiero de la UE esté condicionado a una agenda reformista de izquierda (en contra de la ayuda actual del FMI, que está condicionada a la lucha contra los trabajadores y a favor de las medidas de austeridad).
Por último, es muy importante condenar a la extrema derecha ucraniana, que está ganando mucho terreno político en el ambiente político actual – sólo tiene que ser hecho correctamente, sin declaraciones histéricas sobre una [imaginaria] “junta fascista” [en el gobierno] que en realidad sirve al propósito opuesto. La gente puede de esta forma ver que si esto es el fascismo, entonces probablemente no hay nada malo en ello.

 

https://adoquin.org/ucrania-la-tregua-es-la-opcion-menos-mala-pero-le-deja-espacio-a-los-fascistas-en-ambos-bandos